Cuando Koke Destaca

Koke Resurección lleva un lustro siendo clave en el Atlético de Madrid, que a su vez se ha destacado como uno de los mejores equipos del continente durante este periodo. Así pues, su categoría está contrastada y no queda otra que señalarle como un futbolista enorme. Sin embargo, casi siempre con la selección española y con más frecuencia de la deseable vestido de rojiblanco, sus partidos adolecen de una falta de ambición para con el juego que constriñe su aportación acotando las posibilidades de sus colectivos. Su capacidad de trabajo, su don para proteger el balón y su extraordinario último toque le presentan como un argumento competitivo en toda circunstancia, pero hay ocasiones, como ayer ante el Sevilla FC, en las que enseña que dentro de él, hay aún más.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Su partido contra los del Toto Berizzo -que, por cierto, completaron su mejor puesta de escena del curso hasta que su oponente les borró del campo- fue una maravilla persistente, incesante y completa. También decisiva. Partiendo desde el costado derecho, exhibió una movilidad absoluta hasta el punto de que el Atlético dibujó muchas situaciones de 4-2-1-3 con él conectando el doble pivote Gabi-Saúl con la tripleta atacante. Koke era una oferta de pase para cada miembro de su equipo y cada uno de ellos demandaba un pase de los suyos. La liberación que supone para Griezmann una presencia creativa tan constante le sitúa en posición de ejercer su papel más letal: sin la necesidad de aparecer siempre, aparece cuando y donde está el máximo peligro, azotando el partido cada vez que entra en acción. Con la de generadores secundarios que tiene este Atlético (Filipe, Saúl, Thomas, Correa, Carrasco…), esta versión de Koke como creador principal es una bendición para Griezmann. El de Simeone se convierte, en su forma, en un sistema prácticamente idóneo para él. Quizá pasando por alto el detalle de que haría falta algo más de profundidad (Diego Costa).

La actuación de Koke frente al Sevilla FC no se limitó a su suma creativa y ofensiva, sino que también esgrimió un rol de bastante relevancia en los quehaceres en defensa de los locales. Su trabajo sobre la línea de pase hacia Sarabia resultó impoluto y un alivio para un Vrsaljko a quien apenas se le exigió hasta que saltó Joaquín Correa, y también se dio el (a la postre determinante) lujo de influir sobre N´Zonzi y Banega; un doble pivote de bajo ritmo que sufrió en el nuevo Metropolitano un infierno en cuanto a frenetismo en su parcela de terreno. Sobre ninguna otra aplicó tanta intensidad Diego Pablo Simeone. Y como tantas otras cosas de la última victoria del Atlético de Madrid, eso empezó a explicarse por Koke Resurrección.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Lo que sique se ve es que el Cholo ha encontrado ya la forma de unir posición y rol para Koke. Fue mutando de filtrador del último pase en banda a asentador de la posesión en banda (alguien tenía que coger el testigo de Arda para descongestionar las transiciones), luego lo intentó como organizador por dentro (que para mí, a pesar del bache Sevilla-Madrid, me ilusionó el juego del equipo) y al final parece ser que como conector un escalón más arriba se ajusta como anillo al dedo a lo que le pide este nuevo modelo de más control. Hay que decir que ya jugó a esto mismo cuando Simeone se debatía entre el 4-2-3-1 y el 4-4-2. Aquella temporada se lesionó Diego y Koke estuvo haciendo de mediapunta con recorrido por dentro pero partiendo de la banda. Era quien se desenganchaba para enlazar entre líneas. Y si no recuerdo mal acabó con un puñado de goles, además de sus consabidas asistencias, ese año.

Un Nueve contra otro Nueve

Fue un partido particular el que Girona y Barcelona disputaron en Montilivi. Y lo fue por lo que Pablo Machín entendió como una pregunta lanzada desde sus pensamientos previos: ¿Qué pasaría si minimizo al mejor jugador del Barça y planteó un partido de ‘nueve contra nueve’?
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
El entrenador de los locales no la formuló como hipótesis, así que el derbi catalán estuvo marcado, valga la redundancia, por el marcaje individual que Pablo Maffeo realizó sobre el astro argentino. Ganó el Barça, y Messi no tuvo una incidencia directa en el juego pero sí que supo leer el encuentro, tanto él como sus compañeros, listos y certeros para castigar el plan y la presión de su rival. Interpretar los espacios fue la tarea, muy bien llevada por los culés, que otorgó a los blaugranas su sexta victoria consecutiva en Liga.

Teniendo como constante esta situación, aparejada de una presión discontinúa del Girona, a veces a todo campo y cada uno con su par, el Barça aceptó la apuesta y comenzó a decidir sobre la marcha con salidas más directas, conducciones interiores y posicionamientos rectificados con el paso de los minutos, concluyendo que lo que Messi pudiera fijar o desmarcar fuera la base de su ataque. No fue tanto el balón ni la combinación, sino las apariciones. Aleix Vidal, Jordi Alba, Paulinho y Suárez. Todos junto a Messi rompieron continuamente con movimientos al espacio, desde dentro a fuera o a la espalda de los zagueros rojiblancos.
En un partido en el que Messi no la tocaría o la tocaría incómodo, con un hombre enfocado en todos sus pasos, y en el que la continuidad ofensiva no sería una opción, Valverde y sus hombres jugaron un partido muy equilibrado tanto a nivel posicional para no dar opciones en su transición defensiva como en el tempo de cada desmarque. El Girona no sacó rédito del robo adelantado ni pudo transitar, con un Olunga incapaz de sacar ventaja de su altura, así que el Barça saltó presiones sin demasiada dificultad y atacó espacios con fluidez, de manera directa, pero sin aparente nerviosismo.

Sin Busquets ni Piqué, Ivan Rakitic fue quien se colocó por delante de la defensa para, junto a Mascherano y Umtiti, formar línea de tres en campo contrario y compensar cada arrastre de Leo con el colmillo de Paulinho y la arrancada de Aleix.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Valverde: “Es una circunstancia que depende del rival, cuando se plantea hacer un marcaje individual ya sabes que estás sometido a los arrastres que eso te pueda conllevar, que al final el marcador pueda aparecer en zonas que no está acostumbrado y entonces se trata de aprovechar esa situación. También han planteado una presión alta, igualándonos en todo el campo. Hemos intentado superar eso jugando al espacio para aprovechar los arrastres de Leo y creo que nos ha ido bien”.
Machín: “Buscábamos minimizar al mejor jugador del Barça, al que más peligro lleva. Y no ha sido su mejor partido ni ha intervenido en las jugadas más determinantes. Propusimos plantear un partido 9 vs 9. (…) Muchas veces cuando ves al Barça desde fuera, te planteas que pasaría si le hicieras un marcaje al hombre. Leo tiene los suficientes recursos para que su equipo se aproveche de esa situación, incluso ha habido veces que se ha quedado en fuera de juego, despistando a Pablo. Mi decisión ha ido en pos de no quedarme con la duda de minimizarle y jugárnosla a nueve contra nueve. Y ahí creo que Pablo ha anulado a Leo”.

Roma/Barcelona 18

Querer cambiar eso ahora mismo porque el Barcelona y Messi han demostrado lo que han demostrado en ese período y el Madrid puede hacer algo histórico esta temporada a ese respecto me parece que es querer tapar el sol con un dedo. Dicho esto, lo normal es que no la ganen. 3 Champions seguidas y 4 en 5 años sería algo demasiado loco.
Como desnudan partidos como estos a Jordi Alba y Sergi Roberto. Son lo que son, o el contexto les favorece y Messi los potencia, o son intrascendentes porque por si mismos no tienen la calidad para sumar en la adversidad. Llamativo lo de Roberto, porque se habla mucho de él como centrocampista, cuando lo cierto es que en el mediocampo está destinado a ser uno del momtón y es en el lateral derecho donde destaca más.
Dicho todo esto, culpar a Messi por lo de ayer…. no sé. De que se le puede culpar? De no haber hecho otro milagro? Vaya vara de medir.Estoy totalmente de acuerdo que tuvo un mal partido, pero es que el tipo se ha pasado la temporada entera haciendo por si solo competitivo al Barça. Llega un momento en el que no das más, y te cabreas memtalmente de tener que ser siempre el salvador porque tu equipo no da el nivel.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
El Barça se ha Argentinizado, se dice y nada pasa.

A mí lo que me parece extraño es que el Barça caiga así, muy sobrepasado. Porque el Barça de Valverde estaba vistiéndose con un traje de solidez ante la espesura que le permitía no verse nunca desbordado. Y no se ha visto eso nunca salvo la primera parte del Pizjuán. Había cada vez menos fútbol pero sí había un sustento táctico para aguantar y sobrevivir, pero el malo momento de Umtiti, la falta de variantes y un manejo de las expectativas impropio se ha encargado de eliminar todo eso.
Yo es que incluso, aunque solo hay 21 puntos en juego y la diferencia con el Atletico es de 11, no daría la Liga por ganada. Como culé duele mucho decirlo, pero es que lo de ayer es el golpe más duro de la Era Messi y lo cierto es que la plantilla esta hundida mentalmente.
El sabado se juega una final ante el Valencia, que honestamente si se llega a perder creo que crearía una dinamica negativa bastante, bastante peligrosa de cara a este tramo final
Es por eso que yo siento que la dinamica mala en el juego y en el equipo es mas profunda de lo que se percibía desde afuera. Y Valverde consciente de ello decidió ir por la seguridad. Valverde nunca creyó que el Barça pudiera dominar ayer a la Roma en el Olimpico.
La problemática del Barcelona actual recuerdamucho a otros equipos como la Quinta del buitre, tras su gran periodo en CdE compitiendo, la Quinta baja a niveles preocupantes y se desmantela por sí misma. Siendo exagerado, con Messi los campeonatos nacionales se compiten y dominan con autoridad pero es hacerse trampas el solitario, el Milán de Sacchi siempre ganaba la CdE dejando de lado la Serie A, similar a otro equipo…
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Hay que valorar a Valverde y Messi en las malas, pero la sobreexplotación de plantilla se paga con imprevistos y cosas surrealistas que no son tanto.

El poder de Girona FC

El Girona FC de Pablo Machín logró lo que nadie había conseguido: anular la influencia del triángulo que conforman Casemiro, Modric y Kroos. Es decir, no sólo lo superó, sino que le arrebató su poder de influencia a la hora de elegir el ritmo de juego y la altura del balón, que es una virtud que representa a ese centro del campo incluso cuando el brasileño, el croata y el alemán no se muestran fluidos.
El plan albirrojo consistió en una presión adelantada que condicionó por completo y para mal la salida desde atrás del Real Madrid.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
El trabajo de Stuani sobre Sergio Ramos y sus líneas de pase (tanto de Ramos hacia el resto como del resto hacia Ramos) restó muchísima continuidad los blancos; mientras que la labor de la doble mediapunta (Portu-Borja) sobre los interiores Modric y Kroos resultó clave para que estos no pudieran jugar de cara y batir líneas casi nunca. Además, todo con una intensidad que exigía una velocidad mental en los de Zidane que no estuvieron ni cerca de alcanzar.

En este contexto, surge el nombre de Isco. Él es el hombre que con su movilidad sabe crear triángulos nuevos que agilicen el fútbol del Madrid. Pero en esta ocasión, no pudo ser una respuesta táctica. El motivo, el tremendo e inteligente despliegue de Pere Pons. Isco no pudo recibir ni entre líneas ni abierto al costado, y se vio forzado a bajar más atrás de la línea de Kroos y Modric para crear con el balón en el pie. A veces creaba algo, porque lo intentó sin descanso y su nivel traspasa lo estelar, pero si a Argentina con Messi no le funciona esta estrategia, el Real con Isco no iba a ser la excepción. Y menos ante un ejercicio defensivo sin fallos que además contaba con el brutal plus energético que insuflaba Pablo Maffeo, que lleva tatuado en la frente “The next Pep full-back”
Pero sólo defendiendo no se suma una victoria. El Girona mostró una circulación de pelota líquida a partir del toque de Granell y los triángulos creados por Pons con sus laterales y gozó de aportes individuales muy interesantes en las figuras de Maffeo (desborde), Portu (verticalidad) y Stuani (dominio del juego directo). La mezcla germinó en los dos goles que situaron el 2-1 en el marcador, y que dio paso a la segunda fase del encuentro: el repliegue local.
Resulta inesquivable señalar que Zidane no estuvo afortunado en su dirección de campo: de nuevo, repitió la inefectiva fórmula de quitar a Casemiro del centro, ponerlo de cierre y atacar por las bandas a través de centros laterales. Y eso es como si el Madrid se creara un auto-embudo, pues su poder rematador se limita a Cristiano y los despejes del contrario van a la zona de Kroos, que es un maestro pero no el más intenso de los mismos ni el más capacitado para dominar segundas jugadas.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
El entrenador francés ha insistido en más de una ocasión con esta propuesta y, desprovisto de Morata, el balance siempre es el mismo: su juego ofensivo carece de peligro y el rival domina los rechazos y le corta el ritmo. Bernardo Espinosa, quizá el mejor central de La Liga en lo referido al juego aéreo, cerró filas y, con estas, el marcador.